El viernes 20, la Universidad Nacional de Catamarca ofrecerá una propuesta en la que la palabra, la música y la actuación se reúnen para dar vida a los personajes del escritor inglés, “Por amor a Shakespeare”, en una gala totalmente gratuita para todo el público.

En la oportunidad se presentará el tenor Silvio Arias, quien interpretará arias de ópera de compositores como Purcell, Gounod, Verdi y Tchaikovski, mientras que la actriz y directora teatral Gabriela Borgna compartirá una selección de monólogos de Shakespeare. Acompañará la propuesta artística, el pianista Juan Leiva.

La directora y actriz Gabriela Borgna manifestó que desde el mes de febrero están ensayando la obra, a la vez que destacó qué “Silvio Arias lleva el mayor peso de todo el elenco, dado que el tenor se juega con un repertorio inédito en Catamarca”.

Seguidamente adelantó que habrá una segunda parte del “Proyecto Shakespeare” pero esta vez con el estreno de Otelo y un grupo independiente dirigido por ella.
Cabe destacar que tanto la gala “Por amor a Shakespeare” como “Otelo” fueron declarados de interés cultural por la secretaría de Estado de Cultura de la provincia por conmemorarse este año el 400 aniversario del bardo inglés.

“Por amor a Shakespeare” despliega un espectáculo diferente, inédito en la tradición cultural de nuestra provincia. Tan inédito como fueron el teatro y la poesía de William Shakespeare para sus contemporáneos.

Tanto Silvio Arias, como Gabriela Borgna y Juan Carlos Leiva, se unieron para conmemorar el cuarto centenario de la muerte de quien se considera el mayor dramaturgo de occidente, cuya trascendencia universal solo se equipara con la del español Miguel de Cervantes Saavedra. Muertos ambos, según la tradición, el mismo día de abril de 1616, el primero sentó las bases del teatro tal como lo conocemos hoy y, el segundo, creó la novela contemporánea.

“A lo largo de estos cuatro siglos nadie pudo sustraerse al embrujo del bardo inglés para definir lo mejor y lo peor de la condición humana: desde el francés Henry Purcell al italiano Giuseppe Verdi y desde Charles Gounod al ruso Piotr Tchaikovski, todos cayeron rendidos ante la profundidad de esos seres que aman y odian, protegen y desprecian de manera inigualable”, relata Borgna.
Análisis de una experta

De la misma manera, María del Valle Bulla, una de las peritas en Shakespeare que tiene la Universidad de Catamarca, sostiene que una de las formas de resolver el misterio que encierra la vida del más estudiado dramaturgo de la historia “es justamente poder captar la genialidad que nos conecta a todos, es el hilo conductor que nos lleva a mirar hacia nuestro ser íntimo, o a adentrarnos en el otro para descubrir rasgos de alguno de sus personajes o tal vez al personaje completo”.

Continua Bulla, “crea así personajes únicos, individuos, de todas clases sociales. Narra grandezas e infamias de reyes como también de los más humildes, de personaje fantásticos y sobrenaturales. Pero todos nos remiten a nosotros mismos, nosotros somos su espejo. O mejor aún, en ellos podemos hallar nuestro reflejo. Y es así que a través de los siglos y de las culturas nos podemos encontrar en su vasta galería de personajes, de situaciones, de emociones, de sentimientos. Pero más aún, el poder de su palabra no sólo nos describe, nos hace sentir a flor de piel, con todos nuestros sentidos, con todo nuestro cuerpo, a la vez que imaginamos en nuestra mente, experiencias de las más variadas desde el miedo atroz que puede producir el sólo pensamiento de un crimen sacrílego, el amor hacia una isla, el deambular sonámbulo de la conciencia sumida por la culpa, la crueldad del racismo, la bajeza de las bromas hirientes, la belleza de una noche estrellada que nos hace sentir el vibrar del amor adolescente sumido en un feudo sin sentido o hasta aterrarnos ante el cuerpo violado y mutilado de una doncella que nos confronta con el sufrimiento y escarnio al cual aún hoy la mujer es sometida. Todo lo imaginable y lo real del mundo está en su escenario, porque Shakespeare es justamente el hoy desde el ayer, ese ayer que sigue vigente”, explica.
Programa

Fenton. Aria de la ópera “Falstaff” – (G. Verdi)
Boca Besada no Pierde Ventura. Fragmento del poema de “Falstaff” – (C. Boito)
When The Long Cold Winter. Aria de la ópera “The Faerie Queen” – (H. Purcell)
My Mistress Eyes. Soneto 111 – (W. Shakespeare)
Solo de piano. Fragmento de obertura de “Romeo y Julieta” – (P. Tchaikovski)
Sierpes Manchadas. Monólogo de Puck de “Sueño de una noche de verano” – (W. Shakespeare)
¡Ah, Leve Toi! Aria. Fragmento de ópera “Romeo y Julieta” – (C. Gounod)
¡Glamis Eres y Caudor! Monólogo de Lady Macbeth “Macbeth” (W. Shakespeare)
A la Paterna Mano. Aria. Fragmento de la ópera “Macbeth” (G. Verdi)
Solo de piano. Fantasía para piano de “Romeo y Julieta” – (P. Tchaikovski)
Maravillosa Estupidez. Monólogo de Edmund de “El Rey Lear” (W. Shakespeare)
Ser o No Ser. Monólogo de “Hamlet, príncipe de Dinamarca” (W. Shakespeare)
Nium Mi Tema. Aria. Fragmento de la ópera “Macbeth” (G. Verdi)

No hay comentarios