El Cine Teatro Catamarca recibió a cientos de vecinos del norte y sur de la capital catamarqueña: padres, hermanos, hijos, tíos y amigos de los bailarines de los talleres de danzas folklóricas de los barrios Hipódromo y Santa Marta, y del taller de danzas afrobrasileras de la Secretaría de Cultura de la provincia, que llegaron al escenario mayor a mostrar lo aprendido.

Con la conducción de Viviana Gil y la presencia de la directora de Acción Cultural, Daiana Roldán el encuentro permitió desplegar sobre el escenario el talento y entusiasmo de chicos, adolescentes y adultos.
La noche comenzó a puro ritmo y color con alrededor de cincuenta bailarines del taller de danzas afrobrasileras que dirige Mauro De Souza, quienes contagiaron su alegría y energía al público, que siguió con entusiasmo las coreografías desplegadas a partir de reconocidos ritmos cariocas.
Después subieron al escenario los grupos de chicos y adolescentes del taller de danzas folklóricas del SUM Santa Marta. Bajo la dirección de Rita y Santiago Toranzo, los chicos bailaron gatos, chacareras, malambo y otros ritmos bien folklóricos, ganándose el aplauso de toda la platea.
Al SUM Santa Marta asisten más de 120 chicos y adolescentes que participan de los talleres culturales gratuitos que se brindan en este salón de usos múltiples, epicentro de la vida comunitaria en ese sector del sur capitalino.
El cierre del encuentro fue con los adolescentes y adultos del taller de danzas folklóricas del centro vecinal “Todos Juntos Todos” del Barrio Hipódromo, quienes guiados por los profesores Rita y Santiago Toranzo, bailaron gatos, chacareras, cuecas, tunante catamarqueño y un paso doble que trajo muchos recuerdos a los más grandes de la audiencia.
También tuvieron su presentación en el escenario mayor del Cine Teatro Catamarca, como invitadas especiales, las pequeñas bailarinas del taller de danzas árabes que dicta Melina Ramirez en el barrio San José Obrero.
De este modo, la Dirección de Acción Cultural va cerrando un año pleno de actividades desarrolladas, a partir de un convenio con la Dirección de Personería Jurídica, en distintos centros vecinales de la capital catamarqueña; propuesta que se sumó a los talleres artísticos gratuitos que ofrece la Secretaría de Cultura a través de su grupo de docentes.