Tinogasta es la localidad cabecera del departamento homónimo y uno de los núcleos poblacionales más importantes de la Región Oeste de la provincia de Catamarca.

Se trata de un espacio tanto rural como urbano, puesto que allí podemos encontrar y observar actividades tradicionales del campo, como la cría de ganado y el cultivo de la vid, en combinación con un centro de servicios típicamente urbano y un estilo de vida característico de las ciudades.

Para llegar a Tinogasta desde San Fernando del Valle de Catamarca se debe tomar la Ruta Nacional N 38 hacia el sur, hasta llegar a la localidad de Chumbicha. Allí se encuentra el empalme con la Ruta Nacional 60 que se dirige al oeste cruzando la Cuesta de La Cébila. Se debe continuar por dicha ruta hacia el oeste mientras la misma se interna en La Rioja atravesando varios poblados de esa provincia. Luego, la Ruta Nacional 60 vuelve a ingresar a territorio catamarqueño recorriendo varios pueblos pertenecientes al departamento Tinogasta, entre ellos Cerro Negro y Copacabana hasta llegar a Tinogasta.

La ciudad de Tinogasta (suele considerarse una ciudad puesto que cumple con el requisito cuantitativo de poseer más de 2000 habitantes) es una de las localidades catamarqueñas que se erige sobre la Ruta Nacional 60 y una de las posibilidades para visitar turísticamente, puesto que cuenta con un gran número de atractivos naturales y culturales. En sus cercanías encontramos caminos y senderos de montaña que recorren paisajes naturales fantásticos, aguas termales a donde acudir para renovar energías, como así también bodegas que producen vinos de calidad reconocida y verdes campos de cultivo de vid, la “Ruta del Adobe” y sitios arqueológicos cercanos. Todo esto en los alrededores de la localidad, sin tener en cuenta miles de otras posibilidades hacia las cuales se puede acceder mientras uno se aloja en la ciudad, como el “Camino hacia los Seismiles” o las dunas de Fiambalá, Saujil, Medanitos y Tatón.