El Festival del Ponchito tuvo en su jornada del martes 18 de julio una enorme convocatoria de público. Más de 4.500 personas acompañaron las distintas propuestas artísticas ofrecidas por los chicos de distintas localidades de la provincia.

La jornada fue emotiva de punta a punta, pero la ovación se la ganaron los chicos del Instituto de Rehabilitación Integral (IRI) Catamarca que, al ritmo de un carnavalito y acompañados de sus profesores, dejaron en claro el concepto de inclusión que caracteriza al escenario del Ponchito.

Antes, habían inaugurado el escenario los pequeños bailarines de la academia Huellas Norteñas, con un colorido cuadro de danzas folklóricas.

Catamarca toda estuvo representada en la fiesta grande de los chicos que, arranca todas las mañanas alrededor de las 10 y concluye pasado el mediodía.

Fray Mamerto Esquiú copó la jornada del martes con una delegación de más de 130 chicos, que ofrecieron una muestra de lo que realizan en los distintos talleres culturales, gratuitos, que ofrece el municipio: un recital instrumental, coreografías en danzas clásica, árabe y folklórica formaron parte de la propuesta que trajo este municipio al escenario del Ponchito.

El departamento FME también estuvo representado por el ballet Almas de Horizonte, que entregó sus propuestas de danzas nativas.

También el municipio de Recreo dijo presente con un destacado cuadro coreográfico sobre la leyenda de la salamanca: el diablo, el guacho y la bruja y un nutrido grupo de bailarines vestidos de negro y rojo formaron, al ritmo de la danza, un aquelarre que se ganó el aplauso de toda la platea.

El cuadro estuvo representado por alrededor de 25 chicos de entre 6 y 12 años de los talleres de folklore que se dictan en el municipio, bajo la dirección de la profesora Libia Mabel Espinosa.

Melany Santillán, una dulce voz de Recreo que en 2016 fue elegida como Revelación del Ponchito, volvió a deleitar al público del festival con sus interpretaciones.

El departamento La Paz también estuvo representado a través de la delegación de Icaño. Los chicos del centro de promoción “Alma y Guitarra” dejaron su propuesta instrumental, mientras que lo propio hizo el ballet municipal “Raíces lapaceñas” de la localidad de Quirós.

Belén también dijo presente a través de una destacada puesta en escena ofrecida por la escuela de danzas Lihuel; y por medio de la voz del cantor Carlos Tiziano Suárez, de la localidad de Villa Vil.

También Fiambalá llegó al escenario del Ponchito con una nutrida delegación de chicos. Un grupo mostró las propuestas de los talleres municipales, y hubo una puesta en escena conjunta -que se ganó el aplauso del público- presentada por los pequeños bailarines de la escuela de danzas El reencuentro y de la academia Chacaymanta, esta última de Palo Blanco.

Tierra de bailarines, Los Altos también desplegó atractivas propuestas en el Festival de los Chicos. Los bailarines de la academia El Gaucho, bajo las órdenes del profesor Diego Argañaraz, mostraron su destreza para la danza y el malambo; al igual que los niños de la escuela de folklore El Caudillo, de esa misma localidad santarroseña.

La jornada del martes en el Ponchito se completó con la propuesta folklórica que trajeron al escenario los chicos de la escuela 285 Provincia de Chaco, de la localidad de Huillapima.

Otra vez, como cada jornada, el Ponchito fue un desfile de puro color y alegría.

No hay comentarios