El Pueblo Perdido de la Quebrada, como se lo conoce comunmente, se encuentra a solo 4 kilómetros al oeste de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, ubicado sobre una lomada bastante pronunciada en la Quebrada del Tala, a pocos metros del Balneario Municipal. Se trata de las ruinas de un antiguo poblado que perteneció a la cultura de La Aguada cuyos habitantes deambulaban esta zona de Catamarca hace más de 1800 años.

José Carreras, responsable del Centro de Interpretación del Pueblo Perdido de la Quebrada nos contó que trabaja en el lugar desde el año 1989 cuando junto a un grupo de docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Catamarca se encontraban estudiando la zona. Es así, nos contaba Carreras, que “Casi por casualidad nos topamos con este maravilloso lugar, e inmediatamente nos pusimos a trabajar para poder conocer más sobre el mismo y fue así como con el correr de los días fuimos recabando información y contactámos a otros profesionales para tener más precisión acerca del descubrimiento que habíamos hecho”

En otra parte de la entrevista Carreras nos señaló que desde ese entonces hasta el día de hoy mucho se ha trabajado para poner en valor al sitio y para resguardarlo de posibles vándalos.

Hoy el Pueblo Perdido de la Quebrada cuenta con un Centro de Interpretación que funciona prácticamente los 365 días del año, en el horario de 10:00 a 18:00, con personal especializado que puede brindar una detallada guía de la zona, la cual es de muy fácil acceso, y en la que se puede observar al día de hoy despues de más de 1800 lo que queda de las construcciones llevadas a cabo por nuestros antepasados y el respeto que ellos tenían por el medio ambiente que los rodeaba.

El Centro de Interpretación es una estructura edilicia que se montó a la vera de la Ruta Provincial N°4 y al pie de la Quebrada que cobija los restos de la Cultura Aguada y se construyó este lugar respetando la zona y con materiales autóctonos. En el mismo también se pueden observar restos dejados por los nativos de la zona hace más de un milenio y que han logrado ser preservados hasta la actualidad.

Por último, Carreras dijo: “Ojalá este sueño que tuvimos unos pocos y que con el fruto de nuestro trabajo hemos visto hacerse realidad, lo sigan manteniendo en el tiempo quienes nos sucedan en un futuro, para que este sueño siga vivo, pero por sobre todo para que la herencia que nos dejaron nuestros primeros habitantes siga presente y para que más personas, turistas o catamarqueños, sigan maravillándose con lo que nos ofrece nuestra amada Catamarca”.

 

No hay comentarios