Juan Jerez y Evangelina son primos y emprendieron la marcha desde Lules, provincia de Tucumán. Este fue su testimonio:
“Salimos el miércoles en esta gran peregrinación, los dos solos, para venir a Catamarca a dar gracias por las cosas que nos da la Virgen todos los días a toda hora. No se trata sólo de venir a pedir sino de agradecer también, y si es a base de sacrificio, mejor para que uno sepa y aprecie lo que Ella hace por nosotros”.
“Desde Monteros para acá hay grupos que dan agua, frutas, también carpas donde hacen masajes, hay gente que nos dio sopa. Sería bueno implementar algo así en la ruta hasta La Merced, porque no podíamos conseguir agua donde comprar. El tiempo ha sido favorable más allá de un poco de lluvia, que para nosotros es una bendición”.
“Creo que la Virgencita nos va a ayudar a llegar para cumplir como sea. Si hay que ir en cuatro pies se lo hará, porque hay que darle gracias a Ella”.

 

No hay comentarios