Beatriz Ahumada dialogó con www.catamarcaviva.com.ar y nos contó que es artesana en la localidad de Guayamba en el Dpto El Alto y que posee una vinoteca. Nos contó que es oriunda de la provincia de Buenos Aires que sus origenes familiares desde sus bisabuelos hasta su padre son de origen catamarqueño y mas específicamente de la pintoresca Guayamba, hermosa localidad que ofrece al turista nuestra Catamarca. Guayamba se ubica en el departamento El Alto, sobre suave ladera oriental de la sierra Ancasti – El Alto. Para llegar a este lugar desde la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca hay dos opciones, la más cercana (de 70 km de recorrido) pero también la más dificultosa es tomando la Cuesta del Portezuelo y luego la ruta provincial 42 en la cima (ruta que pasa por la Hostería Polo Gimenez). Más allá de la de la hostería el pavimento se termina y comienza la parte complicada, donde hay aproximadamente unos 40 km de ruta sin pavimentar, con algunas cuestas de por medio. Esta ruta cruza gran parte de la cima de la sierra y luego desciende hasta Guayamba. En el pueblo de Tintigasta vuelve la ruta pavimentada y desde allí se recorren unos 5 km hasta la localidad de Guayamba.

La otra alternativa para llegar a esta localidad desde la ciudad capital de Catamarca, es mejor para el vehículo, ya que se encuentra toda la ruta pavimentada, pero el recorrido es bastante más largo, recorriendo unos 150 km. Esta alternativa es tomando la ruta nacional 38, cruzando por la Cuesta del Totoral y girando en Huacra hacia la Ruta 64. Se continúa por ella hasta llegar a la localidad de Las Cañas, donde comienza la ruta provincial 42, que es la que une esta localidad con la Cuesta del Portezuelo.

Beatriz señaló que su llegada a Catamarca se produjo casi casi como un designio de querer volver a los origenes de su sangre paterna, querer estar en el lugar que había visto a nacer a sus familiares mas cercanos

Beatriz, la artesana de Guayamba, nos comentó que en el año 2003 hizo su llegada definitiva a Catamarca y volvió a residir en su casa paterna que antiguamente entre los años 1940 y 1968 funcionó en ese lugar la escuela pública de la localidad. Desde ese momento, cuenta Beatriz, es que surgió un sentimiento muy especial por la naturaleza y todo el entorno paisajistico que posee la zona y despertó en ella una vocación que hasta el momento desconocía que era las artesanías, y asi casi sin querer empezó a darle forma y vida a pequeñas raices secas de arboles y tallos de troncos que encontraba en su propiedad luego fue buscando nuevos desafios en lo artesanal y comenzó a taller cosas mas

elaboradas en su tarea y fue asi como un día comenzó a comercializar estas artesanías y observó con sorpresa como la gente aceptaba su labor y hasta era localizada para poder comprar lo que ella misma elaboraba con su trabajo, incursionó tambien en el mundo de la artesanias en cuero hasta que finalmente decidió realizar la apertura de una vinoteca, que en un principio la inicio junto a una amiga de la zona y se decidieron primeramente a comercializar vinos de nuestra Catamarca.

Beatriz alli descubrió el enorme potencial que ofrece la zona de Guayamba, zona muy visitada de nuestra geografia sobre todo en temporada de verano, gracias a la bondad de sus rios y paisajes donde abunda el verde y donde el turista encuentra el momento de relax necesario para olvidar la voragine diaria.

Beatriz ahumada nos comentó que actualmente junto a otros emprendedores de la zona han conformado una especie de red de emprendedores que lo que persiguen es que el turista obtenga la mayor cantidad de beneficios posibles a la hora de visitar el lugar, siempre con la premisa de destacar nuestros valores, nuestra historia, nuestra cultura y poner en valor nuestra región.