El Shincal o Shincal de Quimivil es un sitio arqueológico conformado por ruinas precolombinas de importancia tal que las mismas han sido declaradas monumento histórico nacional.
Se trata de los restos arqueológicos de una antigua ciudad construida y administrada por el imperio Inca alrededor del siglo XV que funcionaba a modo de capital, considerada sino la más importante de la zona austral del imperio. La misma se encontraba en el recorrido conocido como Camino del Inca, una red de vías de comunicación de miles de kilómetros que interconectaba los distintos territorios y ciudades pertenecientes a los vastos dominios de esa civilización.

El Shincal se encuentra ubicado al sur del departamento Belén, distante a 284 kilómetros al noroeste de San Fernando del Valle de Catamarca, a 5 kilómetros al noroeste del centro de la localidad de Londres, y a 18 kilómetros al oeste-sudoeste de la cabecera departamental, la ciudad de Belén.

Para acceder a El Shincal desde San Fernando del Valle de Catamarca hay que llegar hasta la localidad de Londres. Para ello, se debe tomar la Ruta Nacional 38 hasta llegar a Chumbicha, luego tomar la Ruta Nacional 60 cruzando la Cuesta de la Cébila, y continuar avanzando por la misma pasando por las localidades riojanas de Mazán y Aimogasta, hasta llegar al cruce con la Ruta Nacional 40. Tomar desde allí la Ruta 40 hacia el norte y llegar hasta la localidad de Londres, que se erige sobre esa importante ruta nacional.

Una vez en Londres hay que abandonar la Ruta 40 y tomar un desvío hacia El Shincal. Se trata de la Ruta Provincial 240, sin pavimentar, que nace en una de las plazas de Londres. No es la plaza principal del pueblo, sino una plaza secundaria

En el tramo de casi 5 kilómetros desde la plaza de Londres hasta El Shincal, es decir esa ruta sin pavimentar se encuentra un Camping y un complejo de Cabañas. Ambas son buenas posibilidades para hospedarse cerca del sitio arqueológico.

Llegando a El Shincal, encontramos un museo interpretativo, desde el cual podremos obtener información importante que nos ayudará a comprender todo lo que El Shincal no nos puede contar por sí mismo. En ese lugar hay guías que pueden acompañarnos en el recorrido de las ruinas. Allí encontramos restos de enormes vasijas que han podido ser restauradas y exhibidas al público.

Esta ciudad incaica fue “descubierta” por la ciencia antropológica a principios del siglo XX, puesta en valor bien entrado ese siglo y preparada para el turismo a fines del mismo. Los expertos han estudiado la zona y han identificado una ciudad político-administrativa en la que encontramos dos cerros aterrazados, uno hacia el oeste y otro hacia el este; recintos habitacionales (kancha); un gran galpón administrativo o depósito (kallanka); una plataforma ceremonial (ushnu) y canales de riego.

 

Nota Gentileza de http://naturalezaypaisajesdecatamarca.blogspot.com.ar