Emblema de la fé cristiana y la devoción por La Virgen del Valle, la Catedrál Basílica de Nuestra Sra. Del Valle es visitada diariamente por cientos de personas que recorren nuestra Catamarca

El Vicario Segura trabajó incansablemente para construir la catedral. De hecho, consiguió que el mismísimo Justo José de Urquiza donara dinero para que la obra se llevase a cabo. Por supuesto que también muchos seguidores de la virgen colaboraron con el mismo fin.

El templo es tan imponente que no sólo concita la atracción de los fieles. Todo aquel que visita Catamarca no puede dejar de conocer esta joya arquitectónica, cuya fachada tiene un gran atrio que se desplaza hacia la vereda y que está acompañada por dos torres que alcanzan casi los cuarenta metros de altura.

Consultado acerca de la historia de este templo, el vicario de la Virgen del Valle, José Antonio Diaz, nos comentó a catamarcaviva.com.ar que la tarea de la construcción fue encargada al arquitecto Luis Caravatti, quien la realiza entre 1862 y 1875. El prebistero José F. Segura, la libró a los actos de culto público en el año 1869.

Su estilo es neoclásico y por las características de su construcción, su amplitud y detalles de terminación, es considerada una de las primeras en su tipo en el país y fue declarada monumento histórico nacional en el año 1941.

Se trata de un hermoso edificio de estilo romántico, cuya sólida construcción y delicadeza de líneas y detalles, lo asemejan a las viejas Catedrales de la Edad Media.

Otra de las imagenés que impactan a los visitantes de la Catedrál Basílica son los preciosos vitrales ubicados hacia las pequeñas naves laterales y que tienen unas ventanas con vitrales realizados en Alemania con dibujos enviados desde la ciudad de Catamarca

Cuando se construyó la Catedral, se creó un pequeño espacio para visitar a la Virgen en el recogimiento y el silencio. El diminuto camarín sólo permitía la reunión de unos pocos fieles.

En 1916 se construyó un pequeño templo anexo, al cual se accede desde el patio, por escaleras que preparan al peregrino para el especial encuentro con la imagen de la Madre de Dios.

En más de 400 años de veneración, los fieles le asignan a Nuestra Señora del Valle la realización de numerosos sucesos milagrosos: la curación de enfermedades terminales, como cegueras y parálisis. También es muy reconocida por haber salvado al pueblo de plagas de gusanos y langostas y, además, cuentan las leyendas populares que a lo largo de la historia logró consumar algunas resurrecciones, que le permitieron consolidar la enorme fascinación que genera entre sus seguidores.

Catamarca es hermosa por naturaleza…..en Catamarca tenés mucho por hacer…mucho por recorrer….mucho por visitar y por disfrutar….
Vení conocé Catamarca

No hay comentarios