Celebrada como Capital Nacional de la Arqueología, Santa María extiende su territorio colmado del misterio propio del pasado y sus distintas culturas, cautivando visitantes y brindándose enteramente con todos sus servicios y comodidades. Paseos contemplativos, excursiones guiadas, aprendizaje y deslumbramiento, el recorrido por el tiempo al que invita esta ciudad y el área que la circunda, se torna definitivamente irrechazable para quien gusta hurgar en el ser de las civilizaciones aborígenes.

Santa María, ubicada en la región Oeste de la provincia, a 1800 msnm, a 470 Km de la
Capital. Su nombre deriva de la “casa o misión” que a mediados del Siglo XVII
fundaron los padres jesuitas, llamándola Santa María. La cabecera departamental esta
representada por la ciudad de Santa María
Santa Maria tiene 8 distritos catastrales: Santa María, San José, Chañarpunco, Fuerte
Quemado, Loro Huasi, El Recreo, El Cajón, La Quebrada.
El departamento limita al Norte con la Provincia de Salta; al Sur con el departamento.
Andalgalá; al Este con la Provincia de Tucumán; y al Oeste con el departamento.
Belén.

Santa María, eminente población de los Valles Calchaquíes, cuenta con un importante patrimonio natural, histórico y cultural del cual toma las excelentes oportunidades para el aprovechamiento turístico. Centro de asentamiento de culturas indígenas que dejaron como legado numerosos yacimientos arqueológicos, conforma su cartelera de actividades con circuitos de encanto que recorren el Cerro Pintado, el Pueblo Histórico de Fuerte Quemado, Loma Rica, Quebrada de Jujuil, y descubren en reservorios como el Museo “Eric Boman” la existencia de asentamientos en los períodos precerámicos y agroalfareros.
El departamento es, además, un destacable centro productor de artesanías entre las que se destacan las tejedurías, los trabajos en simbol, la alfarería y las confituras. Despiertan interés los molinos de pimentón, los vinos regionales, y otros productos típicos, entre los que vale hacer referencia a los quesos de leche de cabra.