El Museo Arqueológico Adán Quiroga, fue creado en el año 1943 y constituye el reservorio arqueológico más importante de la Provincia de Catamarca. Su propulsor y creador fue el Padre Fray Salvador Narváez, quien forjó casi la totalidad de sus colecciones. Ese patrimonio inicial, luego se fue acrecentando con piezas provenientes de los trabajos de campo realizados en Belén, Santa María, Ambato y Tinogasta.

El mueso funciona en un edificio neo colonial, construido en el año 1943, durante la presidencia de Ramón S. Castillo. Constituyó el centro cultural más importante de la ciudad en ese momento. Comprendía el Salón de Arqueología, galerías y sala de conferencias. Durante la década del 50, se realiza la primera ampliación del edificio, dotándolo de las galerías superiores. Años después se agregan los espacios para labiblioteca Sarmiento, dos salas de exposición y un depósito. Este complejo fue llamado “Complejo Cultural Esquiú” y era administrado por la Orden Franciscana.

La colección que atesora esta sala es considerada una de las más interesantes y hermosas del mundo, tanto desde el punto de vista estético como artístico; su mayor interés reside en piezas de “Cultura de la Aguada” y “Cultura Cóndor Huasi”, aunque se exhibe importante material arqueológico de todo el territorio catamarqueño. Desde los trabajos de piedra de las primeras culturas que poblaron estos valles y montañas, hace más de 10.000 años, hasta aquellos que fueron contemporáneos de la Conquista Española.