Catamarca es una de las provincias del noroeste argentino con mayor cantidad de pastizales naturales.

Estos inmensos prados suelen denominarse “Pastizales altoserranos”, se constituyen como un bioma por sí mismo y se desarrollan dentro de distintas ecorregiones.

Las praderas catamarqueñas se manifiestan como una dominancia de vegetación herbácea (con muy poca presencia de ejemplares arbóreos o arbustivos) por lo general, por arriba de los 1400 msnm.

El terreno más propicio para ellas son las Sierras Pampeanas como la Sierras de Ancasti.  De hecho, el departamento Ancasti tiene gran parte de su superficie cubierta de praderas.

Este hermoso entorno natural se ha convertido en un medio ideal para la cría de ganado, lo que ha convertido a las onduladas tierras de la poco empinada ladera oriental de la sierra Ancasti en un paisaje cuasi “pampeano”.