La artista andalgalense Nadia Larcher compartirá escenario junto a León Gieco, Peteco Carabajal, Liliana Herrero, Julia Zenko, Víctor Heredia, Bruno Arias, Nahuel Pennisi, La Bruja Salguero y José Luis Aguirre cuando abra la edición 2019 de Cosquín con el show homenaje a Mercedes Sosa que dirige Popi Spatocco.

“Esa invitación a Cosquín parte de un proyecto que Popi Spatocco viene motorizado hace años en busca de difundir la hora de Mercedes y de poner a partir de su título (Traigo un pueblo en mi voz) toda una puesta ideológica fuerte para los que venimos pensando cómo evidenciar esas preguntas en torno al pueblo”, señaló Larcher para comenzar.

¿Cuál es el estado actual de los proyectos con los cuales sacaste discos?
“Sigo con los proyectos, “Pato”, “Seraarrebol” y “Don Olimpio”. (Cabe aclarar que los 3 discos pueden escucharse en la plataforma digital Spotify). Con “Pato” estamos pensando en grabar una suite inédita de Pato Gentilini que se llama “Piedra sola”, con poemas del tucumano Ricardo Kalimán y que está inspirada en el primer libro de Atahualpa Yupanqui. Es una obra muy linda, prácticamente andina porque hay un huayno, un bailecito y un yaraví escritos por Pato. Es una obra hermosa que el año que viene vamos a grabar. Con Don Olimpio (con quienes sacó “Dueño no tengo”) ya estamos pensando un disco nuevo y con Nacho Vidal (su compañero de dupla y compositor de Seraarrebol) estamos ya en formato banda, el proyecto creció”.

Sin embargo, y más allá de estos 3 grupos, soles catar como invitada de otros artistas.
“Si, en el medio siempre hay invitaciones y participaciones, pero lo básico que hace a mi tarea particular son esos tres proyectos. Sin embargo hay una novedad para el próximo año y es que gané una beca del Fondo Nacional de las Artes para trabajar sobre poemas de Luis Franco. La idea es recopilar la obra de Franco e invitar a compositores y compositoras que tengan ganas de sumarse a trabajar y formar un triángulo entre el poeta el compositor y el intérprete. La idea del proyecto, aunque suene ambicioso, es ganarle a la muerte, ya que los procesos compositivos, cuando se juntan poetas y músicos suele darse porque hay una reunión en el mismo momento o época. En este caso, la muerte de Franco hace que haya una distancia que se torna en una barrera difícil de atravesar. Mi oficio o rol como intérprete e investigadora va a ser acercar esa poesía a los compositores. Así que el año que viene vamos a estar encarando ese proyecto junto a compositores y compositoras con los que ya he podido charlar. Franco como letrista tiene cosas hermosas, como las Coplas del Regreso” (que musicalizó Leguizamón y cantó Dúo Salteño)