El escritor y periodista chacarero Enrique Traverso se encuentra a punto de presentar su nuevo libro, y lo hizo por partida doble.

El poemario, “Pulsando el crepúsculo con una sola yema”, se presentó el viernes en el Patio Cultural de Extensión Universitaria y ayer en Chakana Espacio Cultural. En ambas ocasiones, la presentación estuvo acompañada de música, a cargo del joven músico local Augusto Rasjido y del consagrado cantor Rafael Toledo. Además, acompañaron al escritor en su presentación la poeta Lucía Carmona, responsable del prólogo del libro que llegará desde Chilecito, y del escritor Alejandro Acosta.

A propósito de la inminente salida de su nueva obra poética, Traverso comentó que contiene  temas que fueron desde la inspiración a partir del paisaje hasta los circuitos de divulgación de la poesía en Catamarca. “Son poemas (los de su obra) que tienen que ver con el paisaje. Lucía Carmona dice que van entre lo experimental y lo surreal”, afirmó Traverso.

Como brindando un mapa para comprender su escritura, el poeta detalló que su casa en La Carrera está al pie de un cerro y el vecino más cercano se encuentra a unos 300 metros de distancia. “Mi poesía tiene que ver con el estado del hombre en esta parte del mundo. Hay una mirada contemplativa, me gusta mucho lo que decía Luis Franco al respecto: que la montaña empareda al alma, el hombre fija su mirada en la montaña e inmediatamente levanta la vista, entonces nuestro paisaje comienza hacerse paisaje estelar. A diferencia del pampeano de la llanura, por ejemplo, el cerro aquí te corta la visión y eso nos lleva inevitablemente a ver las estrellas”, dijo el poeta para luego sentenciar que “nosotros nacemos con el paisaje adentro y esto no tiene que ver con una visión costumbrista. Más bien quiere decir que no podemos separarnos del entorno”.

Pero si bien los poemas parten de l ejercicio de habitar y observar, también en la escritura de Traverso se cruzan lecturas del terreno informativo o científico: “Estoy metiéndome mucho en la botánica, leo zoología, astronomía y luego disfruto de incluir palabras del lenguaje científico dentro de la poesía”.

Respecto a la acción cultural de editar poesía, el escritor consideró: “Seguir editando poesía es una apuesta al libro. Porque si el libro de papel está perdiendo la batalla con el libro virtual, la poesía está afuera de toda las batallas. Pero no importa, es una apuesta al lenguaje, a la comunicación. Yo intento y quisiera que me lea la gente de mi pueblo, los contemporáneos, el académico y no académico, el chico. Uso la poesía como una herramienta y trato de escribir como habla el pueblo. Lo que busco es comunicar.

Respecto a la escena literaria local el escritor consideró que existe un poco de mezquindad teniendo en cuenta que los escritores no se leen mutuamente entre todos. También señaló que hay una narrativa en los márgenes que no llega ni la academia ni a los círculos literarios. “Creo que ayudaría mucho a la poesía, más allá de la difusión como es en este tipo de espacios, que haya algún premio. La poesía corre por muchos canales: la gran diferencia está en si corres en hipódromo o en cuadrera: en este caso, aquí todos corremos en cuadrera. Aún falta mucha crítica y comentario sobre el tema.

Finalmente, consultado en una especie de juego sobre qué diría el célebre Luis Franco de la producción literaria actual si pudiese ser testigo de ella, Traverso dijo: “Franco hablaba de la vejez de la poesía ultramoderna. Es decir, no le tenían preocupado a él los ismos, las escuelas o las modas de la época sino que la poesía fuera real. Él decía, y yo también creo en eso, que la inspiración de la poesía debe ser “lo real” y no lo poético en sí mismo.
En coincidencia con Franco, Traverso, quien tiene bien leído a su referente, asegura buscar que su literatura traduzca elementos de la realidad y conmueva desde allí. Para comprobar esto solo basta con acudir a cualquiera de las dos citas