Los vinos y bodegueros tinogasteños han puesto sus productos en Buenos Aires, ante los ojos del país y del mundo, a través de “Tinogasta es vino”.

“Tinogasta es vino” ubicó un stand en la sexta edición de la Feria de Vinos Orgánicos y Sustentables, que se realizó del 1 al 3 de agosto pasados en la Casa Museo ‘Botica del Ángel’, en la calle Luis Sáenz Peña N° 541 de San Telmo. Allí, vinos locales como Alto Abaucán, Don Vega, Don Zacarías, Finca la Gloria, Llama Negra, Mamá Killa y Villa Mercedes se hicieron presentes entre otras conocidas bodegas del país.

Los organizadores de esta nueva edición destacaron grandes novedades de este año. La feria contó con los diversos productores de Tinogasta, con un espacio exclusivo en el que se exhibieron los detalles del reciente proyecto “Tinogasta es vino”, el cual incentiva a los productores locales a comenzar su camino hacia lo orgánico. “De esta manera, se pudo lograr el haber colocado mano a mano a sus productores con los visitantes de toda la Argentina y del mundo, dando la oportunidad de que pudiesen degustar entre los más de cien vinos expuestos, los que se producen en nuestra tierra, conociendo además y en la propia voz de sus propietarios lo que se está haciendo”.

Productoras como Gabriela Tedesco, de Finca La Gloria, y Silvina Alperin, de Alto Abaucán, viajaron en representación de las demás bodegas. Ellas detallaron a los presentes el proceso detrás de los vinos “orgánicos, biodinámicos, sustentables y de comercio justo”.

Durante el encuentro se hizo énfasis en el crecimiento del mercado de los vinos orgánicos. De hecho, una parte sustancial de la producción se está exportando a lugares como Dinamarca y Suecia, dentro de la Unión Europea, y a Estados Unidos, Suiza y Japón.

A nivel nacional, Tinogasta se está posicionando como un importante productor de vinos orgánicos, atendiendo la particular configuración de su clima y suelo.

De hecho, en el evento porteño con presencia de los vinos locales se mencionaron cualidades que distinguen a los tintos y blancos del oeste de Catamarca, que los hacen cada vez más demandados.

El de los orgánicos es un rubro que tiene presencia creciente entre ciertos consumidores, preocupados por el origen de los alimentos y de su técnica de elaboración alejada de los procesos más industriales.
La comuna señaló que se continuará incentivando este programa.