Justo al frente de la plaza 25 de Mayo, en calle San Martín 537, un pequeño pasillo conduce a un verdadero refugio de calidez y buen gusto: La Casa de té “Le Club”, creada especialmente para quienes buscan relajarse y degustar una deliciosa taza de té con pastelería artesanal.

Le Club ofrece propuestas de tés para todos los gustos. Tiene variedad de blens propios con base de té orgánico certificado y tés puros como el negro y el roiboos. Dentro de la carta de blens se pueden elegir: chai, rosa, verde detox, jazmín, apple pie y supremo, y se pueden acompañar con pastelería anglo europea como scons, cookies, muffins, tartas y tortas que se preparan allí.

Para quienes deseen otras opciones la carta incluye cafetería, jugos, limonadas, licuados con frutas naturales y opciones saladas en las que se destacan tentadores sandwichs en panes artesanales, french toast, waffles y huevos revueltos.

Todo es servido en vajilla vintage de porcelana cuidadosamente seleccionada, los tés se presentan en hermosas teteras humeantes y delicadas tazas que trasportan a otras épocas.

Le Club está en una casa antigua que fue remodelada con ayuda del arquitecto Alberto Bolomo. La decoración es ecléctica, en dos habitaciones contiguas se mezclan sillas y objetos del estilo shabby chic con muebles de la abuela. También hay un piano que brilla y se impone en el salón principal e invita a tocar a todo el que desee y sepa hacerlo.

A lo largo de los dos salones hay un pequeño patio de luz en el que se distribuyen pequeñas mesas para disfrutar al aire libre de las nochecitas catamarqueñas.

También hay mesas disponibles en la vereda del lugar para los que prefieren la vista de la Catedral y la plaza principal de la ciudad.